About

Como empezó todo

Bassal Store es la historia de un sueño hecho realidad. He tenido la gran suerte de crecer en una familia mediterránea muy grande rodeada de mujeres y hombres con estilo. Mis dos padres han significado una gran influencia en mí y en las cosas que me gustan. Mi madre siempre ha sido una de las mujeres con más estilo que he conocido. No importa si viste camiseta y jeans o si asiste a una reunión importante. Lo que sea que elija ha sido perfectamente pensado antes para garantizar que sea su estilo. Mi padre, en cambio, era un ejecutivo que vestía trajes sobrios pero hechos a la medida de su marca favorita (Zegna si te preguntabas cuál). Tenía rituales de vestir que aprendí como ponerme primero los zapatos antes que los pantalones para que no se arrugaran cuando te los atas. Extraño pero muy inteligente.

Durante años he trabajado vinculado al capital riesgo y he visto como emprendedores talentosos de todo tipo se desafiaban con proyectos que amaban y compartían. Así que en un momento me detuve y me tomé un tiempo para pensar. ¿Es esto lo que realmente quiero hacer? Y así surgió la idea de crear Bassal Store. Un espacio para marcas talentosas y una experiencia para compradores inteligentes que valiera la pena visitar.

Hasta hoy...

Por suerte, en el medio conocí a mi pareja perfecta para los negocios y la vida: mi esposa Berta. ¿Conoces a ese tipo de personas que pueden usar un vestido combinado con unas zapatillas de deporte viejas y simplemente lucir genial? ¿O justo lo opuesto y usar jeans vintage y un hermoso par de zapatos? Bueno, esa es ella. Es la primera persona en la que pienso cuando veo una nueva colección. ¿Le gustará? ¿Se ajusta a nuestro estilo? Seleccionamos cada marca cuidadosamente para garantizar que se sigan nuestros estándares. Y hacemos eso solo por una razón: no podemos vender nada que no aceptaríamos para nosotros.

Puede sonar obvio, pero realmente nos sentimos muy incómodos cuando algo no está bien y antes de arriesgarnos a sentir vergüenza por una mala crítica de un cliente, preferimos no hacer negocios.

¿Y nuestro futuro?

Nuestro futuro es algo en lo que pensamos, pero también es algo que no podemos controlar en absoluto. Tal vez a nuestros hijos les encante ser parte de esto cuando sean adultos o tal vez no. Nos encantaría, pero a medida que seguimos nuestro propio camino, esperamos que ellos también lo hagan y enfrenten sus propios desafíos. Mientras tanto disfrutamos mucho este proyecto y nos divertimos extraordinariamente. Eso es todo. No hay otro secreto a la hora de hacer algo. Simplemente ámalo y trabaja duro por ello. Y siempre sé amable con la gente.